Una niña violada y asesinada en un autobús


Valeria, de solo 11 años, viajaba en bicicleta con su papá por una calle del municipio de Nezahualcóyotl, México, cuando comenzó a llover. Entonces el señor decidió parar una buseta y subir a su hija. No quería que el aguacero le cayera encima y faltaban unas seis cuadras para llegar a su casa. El señor siguió a la buseta hasta que el chofer aceleró y desapareció… Eso fue el jueves…

Don Sergio Gutiérrez, papá de Valeria, llegó hasta la parada del bus donde Valeria debía bajarse, pero la buseta no apareció ni Valeria tampoco. Por más que la buscaron, no dieron con ella. De inmediato llamó a Jacqueline Ortiz, mamá de Valeria y ambos fueron a la delegación policial para poner la denuncia, pero ahí no les ayudaron.

Me decían que ahorita regresaba, que estaba con un novio…”, cuenta doña Jacqueline entre lágrimas. Los padres insistieron en que les ayudaran, pero no les hicieron caso. Fueron entonces a la terminal de buses y comprobaron que la buseta en la cual había viajado la pequeña no llegó nunca. Dieron la alerta y comenzó una búsqueda que se extendió por casi 24 horas.

El viernes, pasadas las 2:00 p.m., unos vecinos de la zona dieron la alerta: Valeria apareció sin vida, semidesnuda, dentro de una camioneta. La pequeña vestía uniforme escolar y le habían arrancado la ropa interior. La asfixiaron y la dejaron tirada sobre un asiento del bus. El chofer de la unidad está ahora preso y las autoridades confirmaron que el hombre, de 43 años, cuenta con antecedentes penales por abuso sexual.

El caso de Valeria, que cursaba el último año de escuela y tenía toda la ilusión de graduarse, ha conmovido a México donde la violencia contra las mujeres es cada vez peor. Solo la semana anterior, cuatro mujeres más fueron asesinadas. Vecinos y amigos de Valeria piden justicia. ¡Ni una más!

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario