Los 5 asteroides más preocupantes para la Tierra


Ron Baalke, astrónomo principal de la NASA, ha revelado en su cuenta de Twitter los cinco asteroides que pasarán peligrosamente cerca de la Tierra durante los próximos meses. De todos modos, los científicos afirman que es posible que haya más, que no estamos preparados y que no sabríamos de su existencia hasta que fuese demasiado tarde.

La primera amenaza, el 2017 BS5, se acercará a la Tierra el 23 de julio. Sus 40-90 metros de diámetro pasarán sobre nosotros a 1.211.734 kilómetros de distancia.

El más preocupante para los astrónomos es el 2012 TC4. Este asteroide, de unos 12-27 metros de diámetro, pasará sobre nuestras cabezas el 12 de octubre a tan solo 57.659 kilómetros. Aunque podría parecer mucho, la distancia entre la Tierra y la Luna es de 384.400 kilómetros.

Los otros tres asteroides pasarán el 3 de diciembre de 2017 y el 24 de febrero y 2 de abril de 2018.

¿Estamos reparados para hacer frente a un asteroide?

No. En un documento oficial publicado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de los EEUU, se señala lo alarmante que resulta la poca preparación que tenemos para enfrentarnos a ellos. Durante años, los científicos han tratado de descubrir la manera de hacer frente a la amenaza que representa un asteroide en dirección a la Tierra.

Por si fuera poco, el asteroide que finalmente golpease nuestro planeta podría llegar sin avisar. En 2013, un asteroide de 17 metros golpeó por sorpresa la ciudad rusa de Cheliábinsk y afectó a más de 1.000 habitantes.

Por ello, la NASA pretende mejorar los métodos utilizados para la detección de estos cuerpos celestes antes de que sea demasiado tarde y avisó de que Estados Unidos deberá buscar ayuda internacional si se desean desarrollar los medios necesarios para hacer frente a estas amenazas.

¿Qué pasaría si un asteroide colisionarse contra nosotros?

Según un simulador de colisiones de asteroides de la universidad de Purdue (Estados Unidos), si el asteroide midiese unos 34 metros, cuando penetrase en nuestra atmósfera explotaría en mil pedazos. Liberaría una energía equivalente a 700 kilotones, docenas de veces más energía que la desatada en Hiroshima, aunque no tendría prácticamente ninguna consecuencia en el terreno. Lo único que sentiríamos sería un estruendo parecido al de una gran ciudad.

Foto: CC BY 3.0 / Fotolia

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario