Científicos predicen catástrofes naturales en Rusia


Un grupo de ecologistas rusos ha calculado cómo van a cambiar el paisaje y las propiedades de los ecosistemas en la parte europea de Rusia como consecuencia del calentamiento global.

Los resultados de su investigación fueron publicados en la revista Ecological Modelling. Los científicos han identificado las áreas donde es más probable el desarrollo de diversos desastres naturales.

El calentamiento global y el cambio climático acarrean a menudo alteraciones bruscas en el ecosistema y en la apariencia de diferentes rincones de la tierra. Eso, a su vez, desemboca en catástrofes de carácter local o regional, tales como inundaciones e incendios. Por lo general, estas transiciones se producen muy rápidamente, de manera que las predicciones de cuándo y cómo sucederán atesoran gran valor para los científicos.

Yuri Puzachenko y sus colegas del Instituto de Análisis de los Problemas de la Ecología y la Evolución de la Academia de Ciencias de Rusia han logrado desarrollar un modelo climático que permite determinar las áreas más vulnerables en el mapa de la parte europea de Rusia. Para ello, emplean imágenes y datos de los satélites meteorológicos como base para tales predicciones.

Resulta que los pantanos, bosques y prados reaccionan de una manera completamente diferente al calor y la luz solar y también contribuyen a que se evapore el agua de una manera distinta. Como consecuencia, el calentamiento global afecta a su crecimiento y desarrollo de diferentes modos. La comprensión de cómo y por qué sucede es fundamental para predecir el futuro cambio climático.

Cuando el sistema atraviesa un umbral, de repente se vuelve inestable y propenso a las catástrofes. Por ejemplo, cuando la temperatura se eleva por encima de un cierto punto, el bosque se quema y deja lugar a la estepa, o bien se convierte en un pantano si la humedad pasa un nivel crítico. Los prados pueden dar paso a bosques en condiciones similares, cuando el agua en el suelo comienza a ser suficiente para el crecimiento de los árboles.

Muchos de esos desastres se pueden evitar si un bosque, un prado o un pantano no alcanzan nunca este punto crítico. Los investigadores destacan que es mucho más fácil que tratar de eliminar las consecuencias del cataclismo, y el modelo de Puzachenko y sus colegas puede ayudar a las autoridades y expertos medioambientales a comprender mejor cómo tomar las medidas necesarias.

Foto: © Sputnik/ Antón Balashov

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario