Descubren ranas fluorescentes en Sudamérica


Una investigación conjunta de expertos argentinos y brasileños descubrió una especie de rana sudamericana con características fluorescentes imperceptibles al ojo humano. Eso puede hacerlas identificarse entre sí en su hábitat natural.

No es que estás caminando en medio de la vegetación y de repente te encuentras con una rana brillante. De ser así, ya las habríamos conocido. Sin embargo, esos anfibios sudamericanos sí que poseen la capacidad óptica de percibir la fluorescencia de sus pares. Se trata de un importante hallazgo respecto a la "comunicación visual" resultante de una investigación conjunta entre biólogos argentinos y brasileños.

"Cuando uno ve esta rana linda en la foto, así la está viendo porque la estamos iluminando con luz azul y ultravioleta. Nosotros espontáneamente no vemos estos bichos fluoresciendo por ahí. Pero tendemos a pensar, por lo que conocemos de las propiedades de los fotorreceptores de la retina en los anfibios, que ellos sí se ven así entre ellos. Posiblemente lo que está pasando es que existe toda una perspectiva visual para los individuos que están involucrados en esa comunicación y que nosotros no veníamos percibiendo", explicó a Sputnik Julián Faivovich, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), de Argentina.

De acuerdo con Faivovich, el fenómeno de la fluorescencia animal era conocido en especies acuáticas, como peces, rayas, tiburones, pero es la primera vez que lo identifican en anfibios. El biólogo apuesta a que el hallazgo puede llevar a una serie de nuevos estudios que resulten en ubicar a otras especies con características similares o hasta desarrollar una eventual aplicación práctica para la vida humana.

"A priori, nos detuvimos en la elucidación estructural del compuesto. Esos compuestos son fluorescentes y, como tales, potencialmente podrían tener aplicaciones, sobre todo a nivel de sondas fluorescentes para estudios biomédicos. Pero el trabajo de generar esta elucidación estructural es enorme en cantidad de horas y de cerebro humano dispuestos para este estudio. Una vez que estos compuestos son conocidos, lo natural sería que ahora se empiecen a estudiar más, para ver si constituyen alternativas interesantes a productos ya existentes o si presentan mejorías respecto a la emisión de fluorescencia", analizó.

El biólogo, quien además representa el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, destacó que hay aproximadamente otras siete familias de ranas, "emparentadas evolutivamente" con la estudiada, que pueden ser candidatas para futuros análisis respecto a posibles características de fluorescencia.

Las ranitas de la especie 'Hypsiboas punctatus' se encuentran a lo largo de América del Sur, desde la región centro oeste de Argentina hasta Colombia y Venezuela.

© Foto: Conicet/Julián Faivovich y Carlos Taboada

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario