Los polos magnéticos de la Tierra cambian


Los polos magnéticos del norte y del sur de la Tierra pueden pasar por un cambio dramático de posiciones, según una reciente investigación de geofísica de la Universidad de Leeds, en el Reino Unido.

Los satélites de la Tierra, las líneas eléctricas, las corrientes oceánicas y los patrones de migración animal dependen de la estabilidad del campo magnético que envuelve al planeta. Dicho campo lo protege de los rayos cósmicos dañinos, de manera análoga a un par de gafas de sol polarizadas.

Los seres humanos modernos han tenido la suerte de vivir la estabilidad del campo magnético. La Tierra no ha experimentado un cambio magnético durante 780.000 años (si bien hubo uno temporal hace 41.000). Sin embargo, después de ver evidencias de reversiones del campo magnético en las rocas terrenales, los físicos Phil Livermore y Jon Mound sugirieron, en un artículo para The Conversation, que podría ocurrir más pronto que tarde.

Inversiones geomagnéticas tienen lugar en promedio unas pocas veces cada millón de años. Sin embargo, los intervalos entre ellas son muy irregulares y pueden extenderse hasta las decenas de millones de años.

La mayor preocupación que plantea un acontecimiento semejante es que debilitaría el mayor escudo de nuestro planeta. En particular, las fluctuaciones en la estabilidad del escudo magnético dejan expuesta la Tierra a las amenazas de las tormentas geomagnéticas que tienen lugar cuando las erupciones de energía solar alcanzan nuestro campo, entre tres y cinco días después de que salgan del Sol.

La alteración en el campo magnético durante una reversión de polos debilitaría su efecto blindaje, elevando los niveles de radiación. El mayor número de partículas cargadas que llegan a la Tierra daría lugar a mayores riesgos para los satélites, la aviación y la infraestructura eléctrica. En términos de vida en la Tierra e impacto directo en nuestra especie, no podemos predecirlo definitivamente, puesto que los humanos modernos no existían en el momento de la última inversión total.

Debido a la variabilidad del campo, sin embargo, Livermore y Mound afirman que señalar la fecha exacta de la próxima inversión será "complicado". Mientras tanto, probablemente no deberíamos preocuparnos demasiado: en un artículo en Nature de 2008, otro investigador de la Universidad de Leeds, David Gibbons, confirmaba que "podríamos" dirigirnos hacia otra inversión de los polos, pero aseveró a los lectores que la raza humana ha sobrevivido a varios acontecimientos de este tipo, por lo que, seguramente, podría salir indemne de este también.

Foto: © Flickr/ NASA Goddard Space Flight Center

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario