Su árbol de Navidad ocultaba un mortal intruso


Terminó de decorar su árbol de Navidad muy tarde, así que apagó todo y se fue a dormir… ¡Cuál no sería su sorpresa cuando a la mañana siguiente se acercó a revisarlo y encontró una enorme serpiente!

El reptil, de poco más de un metro de largo, era una serpiente tigre, una de las más venenosas del mundo.

El animal se había camuflado entre las luces y los adornos y es posible que llegara a la casa de la mujer dentro del árbol. ¡Sin duda ella tuvo suerte de no ser atacada!

Esto sucedió en Australia, donde se encuentran 20 de las 25 serpientes más venenosas del mundo. La mujer, llamada Cheryl, mantuvo la calma y llamó a Barry Goldsmith, conocido como el “cazador de serpientes”, quien llegó a su casa, retiró el animal y ayudó a que la paz navideña regresara al hogar de la mujer.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario