EEUU empezó un "ataque de gas" contra Rusia


En noviembre, las exportaciones de gas de EEUU superaron por primera vez en 60 años a las importaciones, de acuerdo con un artículo publicado por el diario The Wall Street Journal.

Los analistas señalan que EEUU está aumentando agresivamente sus exportaciones en un esfuerzo de compensar las pérdidas de un descenso prolongado de los precios.

Desde 2010 la exportación del "combustible azul" de EEUU creció más del 50%, señalan Stephanie Yang y Alison Sider, autoras del artículo.

Según las estimaciones del Citigroup, para el 2020, los estadounidenses van a suministrar al extranjero la quinta parte de su consumo anual de gas. De acuerdo con el pronóstico del Departamento de Energía de EEUU, para ese momento el país se habrá convertido en el tercer mayor proveedor a nivel mundial de gas natural licuado (GNL), después de Australia y Qatar.

La entrada de EEUU en el mercado del gas licuado no es una buena noticia para Rusia, puesto que significa mayor competencia en Europa, señala Andréi Polunin, autor del artículo para el diario Svobodnaya Pressa.

"Sí, Gazprom mantiene con éxito el precio de dumping. (…) Hoy en día, del total del gas importado por la UE, el gas ruso representa el 40%, mientras que del consumo general de gas de la Unión, representa el 27% —datos de Eurogas—. Los tres compradores europeos más grandes son Alemania, Italia y Polonia, que juntos consumen el 60% del gas ruso", señala el autor.

Sin embargo, los productores estadounidenses de GNL están llenos de optimismo. Cheniere Energy anunció su disposición de suministrar al mercado europeo unos 9 millones de toneladas del gas licuado al año. Esto es suficiente para proporcionar energía a Noruega y Dinamarca para el mismo periodo.

Asimismo, el periodista recuerda las declaraciones del nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, que prometió hacer el país energéticamente independiente. Trump planea abrir más áreas federales de tierra y agua para que las empresas de petróleo y gas las desarrollen, simplificar la obtención de permisos para nuevos proyectos de energía y levantar las restricciones, incluyendo las del medio ambiente, impuestas durante el periodo de Barack Obama, señala el autor.

"La influencia de los suministros de gas estadounidense a Europa tendrá un efecto paulatino, pero realmente empezará a cambiarlo todo. Como resultado, la pérdida de volumen de los suministros rusos y su coste puede ser un trago amargo para Rusia", declaró anteriormente el analista energético, Trevor Sikorski, de Energy Aspects.

No obstante, los analistas rusos no creen que el gas de EEUU afecte a Rusia.

Con los precios actuales del gas en Europa resulta imposible hacer rentable el suministro del "combustible azul" desde América del Norte, opina el director del Instituto Nacional de Energía, Serguéi Pravosúdov.

Si los precios en Europa suben, la situación va a cambiar, pero EEUU tendrá otra barrera y es que los precios crecientes del gas dentro del país norteamericano, lo que afectará las posibilidades de exportarlo, observa el experto.

Otro escenario es que los precios en EEUU permanezcan iguales. Entonces el gas estadounidense será competitivo. La pregunta es cuál será el "combustible azul" que vaya a desplazar del mercado europeo.

"Es poco probable que sea el gas ruso. Por el contrario, EEUU suministrará gas principalmente a aquellos países europeos que no consumen volúmenes significativos del gas ruso. Se trata de España, Portugal, Reino Unido. Es decir, el GNL estadounidense desplazará el gas de Oriente Próximo y África", opina Alexéi Grivach, vicedirector general del Fondo de seguridad nacional de energía.

Foto: © AP Photo/ Sergei Chuzavkov

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada