Una prótesis para los elefantes



Mosha, una elefanta asiática, tenía sólo siete meses cuando perdió una pata al pisar una mina en la frontera entre Birmania y Tailandia.

Se deprimió mucho al no poder caminar, pero desde el primer momento aceptó –con resignación– la posibilidad de tener que usar una prótesis para poder movilizarse otra vez. Claro, no es fácil diseñar una “pata de palo” (en este caso es de metal para soportar el peso de Mosha) que se adapte a las necesidades del enorme animal.

Lo han intentado, una y otra vez. Esta semana, la elefanta recibió su novena pata artificial, que parece haber aceptado bastante bien.

Voluntarios de la ciudad santuario de Lampang en Tailandia, señalaron que la ausencia de la extremidad creó una serie de complicaciones médicas en Mosha.

El ortopedista Therdchai Jivacate, quien ayudó a diseñar su prótesis, dijo al diario británico The Daily Telegraph que “sin caminar, ella iba a morir”.

Mosha es solo uno de varios elefantes que resultaron heridos por minas en esta región fronteriza.

Pero ella definitivamente “no se arruga” ante la adversidad y ya anda feliz con su nueva pata…de metal.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario