Jacques Hamel, el cura degollado hoy por ISIS


 “Un amigo del pueblo”. Así define la comunidad de Saint Etienne du Rouvray, en Normandía, al padre Jacques Hamel, un sacerdote de 86 años, quien murió degollado este martes a manos de dos seguidores del Estado Islámico.

El padre Hamel nació en Darnétal (región alta de Normandía) en el año 1930. Fue ordenado sacerdote en 1958, y hace ocho años celebró sus cincuenta años de servicio a la Iglesia.

Llevaba ya diez años retirado y buscando mayor tranquilidad tras más de cincuenta años de servicio a la Iglesia, había solicitado instalarse en la parroquia de Saint Etienne du Rouvray, donde sustituía durante una temporada al párroco oficial, Auguste Moanda-Phuati.

Los feligreses de la parroquia han expresado su tristeza y desconcierto. Según el diario L’Express, uno de ellos ha señalado que Jacques era un hombre que “asumió sus funciones hasta el final” y que “era un buen sacerdote al que todos conocían mucho”.

Querido por todos

El arzobispo de Ruán, Dominique Lebrun, regresará hoy a su parroquia y dejará la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia. El define a el padre Hamel como una persona al servicio de todos, que a pesar de su avanzada edad, nunca negó el servicio a la Iglesia.

El Papa Francisco se ha mostrado “particularmente afectado por este acto de violencia durante una misa” e “implora la paz de Dios para todo el mundo” y pide “al Señor inspirar a todos los pensamientos de reconciliación y hermandad tras este nuevo suceso”.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario