Operaciones financieras sospechosas en el Vaticano


(AFP) El gendarme financiero del Vaticano, la Autoridad de Información Financiera (AIF), anunció este viernes en su informe anual haber recibido documentación sobre 147 posibles transacciones ilegales en 2014.

En ese mismo año, la AIF transmitió siete ‘dossiers’ al fiscal del Vaticano, esencialmente por sospechas de evasión fiscal.

Los 147 informes recibidos en 2014 constituyen “un número más bien importante”, reconoció Tommaso Di Ruzza, nuevo director de la AIF, al presentar el documento a la prensa.

No obstante, este total es menor que el máximo de 202 registrados en 2013, año a partir del cual todas las actividades del Instituto para las Obras de la Religión (IOR, banco del Vaticano) comenzaron ser controladas de manera sistemática, y numerosas cuentas fueron cerradas, reveló.

En 2014, la AIF tuvo 113 intercambios de información (contra 81 en 2013) con organismos de control de países con los que el Vaticano firmó acuerdos de cooperación, 20 a pedido suyo y 93 de parte de sus socios extranjeros.

Hemos reforzado masivamente nuestra cooperación internacional”, se congratuló el presidente de la AIF, el financiero suizo René Brülhart, recordando los protocolos firmados con 13 nuevos países, entre los cuales figuran Francia, Reino Unido y Australia, y con las autoridades reguladoras alemanas, luxemburguesas y estadounidenses.

En el primer trimestre de 2014, la AIF realizó su primera inspección ‘in situ’ al IOR para verificar sus medidas concretas de lucha contra el reciclaje de dinero sucio. “La inspección no demostró disfunciones fundamentales”, concluyó la AIF.

Según la autoridad financiera, las declaraciones de transferencias de fondos transfronterizos han disminuido constantemente.

Pieza clave del proceso de modernización y transparencia comenzado por Benedicto XVI y reforzado por Francisco de las finanzas vaticanas, durante mucho tiempo marcadas por la opacidad y los escándalos, la AIF fue instituida en 2010 y se integró al grupo Egmont, red informal de inteligencia financiera al servicio de los gobiernos.

El IOR, encargado de administrar principalmente las cuentas del clero y de las congregaciones, anunció el lunes haber registrado en 2014 una mejora considerable de su beneficio neto, que pasó de 2,9 millones a 69,3 millones de euros.

El monto total de los valores confiados al IOR por sus clientes aumentó ligeramente a 6.000 millones de euros en 2014. Al 31 de diciembre de 2014 contaba con 15.181 clientes, en tanto fueron cerradas 4.614 cuentas desde mayo de 2013.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario