El niño que viajaba a España encerrado en una maleta


Ali Ouattara, de 42 años, no es un traficante de menores ni de nada. Es solo un padre de familia desesperado, quien recurrió a medidas insólitas para tratar de reunir a su familia y fue así como intentó que su hijo Abou, de 8 años, ingresara a España oculto en una maleta que era transportada por una mujer de 19 años y a quien dice no conocer. ¿Por qué?

Ali es originario de Costa de Marfil pero vive -de manera legal- en Canarias. Trabaja en una lavandería de la zona, donde habita desde hace siete años junto a su esposa y una hija. Atrás, en Africa, quedaron sus dos hijos, Abou de 8 y un hijo mayor, quienes han aguardado desde entonces con la esperanza que su padre los enviara a traer.

Y desde que llegó a Canarias, el objetivo de Ali ha sido ese, pero el salario que gana le impidió contar con el permiso para traer consigo a su pequeño. Así se lo hizo saber a una jueza que lo indagó el jueves luego que las autoridades lo detuvieran poco tiempo después de haber detenido al pequeño y a la mujer que cargaba la maleta.

“¿Por qué no tramitó usted el ingreso de su hijo por vías legales?”, le cuestionaron y el hombre solo pudo confesar su triste realidad “porque lo intenté, pero me negaron el permiso, porque a mi salario le faltaban 50 euros para cumplir con los requisitos”.

Para que una persona pueda llevar a España a vivir a un familiar directo, las autoridades exigen que tenga ingresos por 798,76 euros mensuales. Por cada familiar extra, debe ganar 266 euros más. De ese modo, a Ali le alcanzó el salario para traer a su esposa e hija pero el sueldo no le daba para ingresar al pequeño Abou, pues le faltaban cerca de 50 euros más por mes…

La versión de por qué el niño iba en una maleta transportada por una mujer de 19 años es confusa. El padre dice que le avisaron que su hijo llegaría por aire, pero que jamás ingresó y entonces él mismo lo fue a buscar por tierra, sin hallar resultados.

Al llegar a Ceuta, España, los oficiales notaron que su apellido era igual al del niño que había intentado pasar por ese mismo puesto, solo 90 minutos antes, oculto en una valija.

La joven, por su parte, ha dicho que la maleta no le pertenece y que solo la llevaba para ayudar a una señora que viajaba con mucha carga. El pequeño, inocente, reveló que su papá fue quien lo llevó hasta la frontera.

Ali y la mujer permanecen detenidos y se exponen a penas de prisión de hasta ocho años. El pequeño Abou está en un albergue para menores de la ciudad de Ceuta.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario