El extraño caso de un tornillo de ¿300 millones de años?


Se trata de una noticia recurrente en la Red, el cual vamos a tratar en esta oportunidad ¿vale? Es el llamado Tornillo de Serpukhov, el cual ha generado gran polémica ya que se dice incluso que tiene un origen extraterrestre, aunque otros afirmen lo contrario.

Sucede que el 7 de octubre de 1996, durante una expedición organizada por el grupo Kosmopoisk (que investigan en los campos de la ufología, criptozoología y el mundo de lo paranormal) con el objetivo de buscar fragmentos de un meteorito caído en la región de Kaluga, uno de los expedicionarios encontró una piedra que le llamó la atención por su extraña apariencia. Al verla detenidamente pudo constatar que en la superficie plana de la roca, se apreciaba que contenía algo en su interior, el cual parecía ser un tornillo de aproximadamente una pulgada de longitud.

¿Cómo llegó ese tornillo allí? ¿Cuál es su origen y de qué manera se incrustó en la roca? El misterio se acrecentó ya que los paleontólogos eliminaron todas las dudas acerca de la antigüedad de la piedra. En realidad no era una roca “joven” - de unos 15 o 20 millones de años – sino que es mucho más antigua, nada menos que de unos ¡300 millones! Según explicó la revista rusa Ogonex, la roca se examinó con rayos X, apareciendo marcas que indicaban que en su interior hay al menos otro tornillo más. Este no es el único caso conocido de un tornillo fuera de su época.

Una pieza de la colección de AV Bolotov, investigador del evento de Tunguska, contiene otro de similares características. Según los expertos de Kosmopoisk, hay varias hipótesis para explicar el porqué de la presencia de ese tornillo en una piedra tan antigua: Si es cierto que estamos siendo visitados por naves extraterrestres, ¿por qué no iba a ocurrir lo mismo hace millones de años? ¿O quizás pudo haber llegado a la Tierra procedente de otro planeta en un meteorito, y por lo tanto, haber caído desde el cielo?

Sin embargo, los escépticos se muestran renuentes a aceptar sus argumentos y tienen su propia teoría, afirmando que se trata del fósil de un tronco de crinoidea, lo cual parece ser más factible. En efecto, las crinoideas son unos animales marinos que se fijan al fondo por medio de un tronco o tallo. Aunque para sus descubridores las dimensiones del tornillo de Serpukhov son demasiado grandes para ser una crinoidea, en realidad los tamaños son similares, por lo que es evidente que se trataría de un fósil, Aun así, los ufólogos insisten en ver en ello la prueba de la presencia en nuestro planeta de una civilización extraterrestre en tiempos antiguos. Eso sí, hay que reconocer que la piedra tiene una forma muy peculiar, que ha logrado llamar la atención de muchos científicos, quienes han afirmado que sería necesario llevar a cabo más estudios para llegar a una conclusión final.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario