Vaticano: los estatutos de su “ministerio” de Economía


(EFE).- La Santa Sede publicó hoy los estatutos del Consejo y de la Secretaría para la Economía y los de la Oficina del Revisor General, organismos creados por el papa Francisco para supervisar las finanzas vaticanas.

El portavoz, Federico Lombardi, señaló a los medios que estas normas son de acceso público desde este martes en el portal de internet del Vaticano.

Firmadas por el pontífice, entraron oficialmente en vigor el pasado domingo.

También se presentaron las normas que regirán la Oficina de su revisor general que, según se lee, estará “asistido por dos revisores adjuntos”, si bien estos tres nombramientos aún no se han producido.

En principio solo se pensó en un único revisor pero finalmente se ha optado por tres para reforzar este órgano de control.

El conocido como “Ministerio de Economía” de la Santa Sede fue creado por Jorge Bergoglio en febrero de 2014 mediante un “motu proprio” titulado “Fidelis dispensator et prudens” (Administrador fiel y prudente).

El Consejo de la Economía está formado por 15 miembros: ocho cardenales u obispos y siete expertos laicos de varias nacionalidades en competencias financieras, que serán nombrados por el mismo pontífice por una duración de cinco años.

Entre los ocho cardenales que lo integran están el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani Thorne, y el arzobispo de Ciudad de México, Norberto Rivera Carrera.

También lo integran el arzobispo de Múnich, Reinhard Marx; el de Galveston-Houston (EE. UU.), Daniel Di Nardo; el de Durban (Sudáfrica), Wilfrid Fox Napier; el de Burdeos (Francia), Jean-Pierre Ricard; el de Hong Kong, John Tong Hon y el vicario general del papa en Roma, Agostino Vallini.

Los laicos son el maltés Joseph Zahra, el francés Jean-Baptiste de Franssu, el canadiense John Kyle, el alemán Jochen Messemer, el italiano Francesco Vermiglio, George Yeo, de Singapur, y el español Enrique Llano Cueto.

La Secretaría para la Economía, dirigida por el purpurado australiano George Pell, se ocupa de gestionar todas las actividades económicas y administrativas de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano.

De este modo, el Consejo determina las políticas y las directivas y la Secretaría las pone en marcha.

La Oficina del Revisor General está encargada de supervisar los dicasterios de la Curia Roma, de las instituciones vinculadas a la Santa Sede y de las administraciones del Estado de la Ciudad del Vaticano.

El revisor realizará un programa de revisión anual e informará al Consejo y a la Secretaría para la Economía de eventuales irregularidades.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario