Un 5% de los universitarios británicos se prostituye


Una investigación académica confirma que los universitarios tienen en cuenta la industria del sexo como una solución práctica para afrontar el gasto económico que supone estudiar una carrera universitaria en Reino Unido.

El proyecto Trabajadores sexuales estudiantiles, que lidera la Universidad de Swansea, concluye en un estudio publicado este viernes que el 22% de estudiantes consideraron la prostitución como vía factible para ganar dinero.

El informe desvela que el 5% de los estudiantes trabajaron en la industria del sexo en sus años universitarios.

Entre las conclusiones de la investigación sorprende que el trabajo sexual atraiga a más hombres (5%) que mujeres (3%) en estudios superiores.

Las tasas universitarias se triplicaron en 2010, cuando el gobierno de coalición dio libertad a los centros estatales para cobrar un máximo de 9.000 libras por curso (unos 11.700 euros).

Sumado a los gastos de manutención y material escolar, la carrera universitaria supone una factura final por persona en torno a las 40.000 libras (52.000 euros), según estiman los expertos.

"Los estudiantes se ven en una situación desesperada y necesitan trabajar para mantener el nivel de vida universitario", señala a Sputnik Nóvosti Marisa Salas, profesora de lengua española en facultades de la Universidad de Londres.

"Buscan un 'Sugar Daddie' (amante en el argot popular) que les pague la universidad, les compre ropa, comida o caprichos. A cambio les garantizan placer sexual o simplemente compañía para salir a cenar o viajar juntos en fin de semana", explica la profesora española.

Las agencias de alterne proliferan en Internet, aunque en su información general y en los detalles de los usuarios se sustituye la palabra prostitución por un "acuerdo" entre dos adultos que incluye "compensaciones" para ambas partes.

El estudio de Swansea, que cuenta con financiación estatal, apunta a los motivos que llevan a estudiantes a la industria del sexo.

Así, el 39% lo hizo para reducir deudas al terminar cada curso universitario; el 45% para evitar endeudarse; el 56% para pagar sus necesidades básicas; y el 64% para costear un determinado estilo de vida.

Los trabajos varían desde la prostitución y alterne, al striptease, la danza erótica o atender llamadas en empresas con servicios telefónicos de índole sexual.

"Tenemos ahora pruebas firmes de que los estudiantes están metidos en la industria del sexo en todo Reino Unido", señaló hoy la catedrática Tracey Sagar, co-autora del estudio.

"La mayoría de estos estudiantes mantiene su trabajo en secreto debido al estigma social de la profesión y por miedo de que sus familias y amigos les juzguen", explica la académica de Swansea.

La profesora Sagar advierte que "no todos los estudiantes están o se sienten seguros en sus trabajos en la industria del sexo".

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario