OVNI: El Incidente Keckburg


El siguiente caso de nuestro expediente nos traslada a la localidad de Keckburg (Pennsilvania, EE.UU.) donde el 9 de diciembre de 1965 una gran bola de fuego fue vista por miles de personas en por lo menos seis estados de los EE.UU. y en la provincia canadiense de Ontario.

Pasó fugazmente sobre el área de las ciudades de Detroit (Míchigan) y Windsor, supuestamente arrojando restos de metal caliente sobre el estado de Míchigan y el norte del de Ohio. La prensa generalmente asumió que se trataba de un meteoro, y así lo informó en esos días (descartando otras alternativas como un avión estrellado, un misil errante o basura espacial proveniente de un satélite artificial). Sin embargo, varios testigos oculares afirmaron que “algo” se había estrellado en los bosques cercanos ¿Qué era ese objeto visto por tantas personas? En este caso y como en pocas ocasiones sucede, hubieron una gran cantidad de testigos que pudieron divisar un objeto envuelto en llamas que bajaba a una velocidad impresionante y que se estrelló en dicho bosque. Algunas personas, tras ver esa enorme luz recorriendo los cielos no dudaron en acercarse corriendo al lugar del impacto para ver que era aquello. Varias testigos aseguraron que se trataba de un objeto en forma de campana o bellota, de un color naranja brillante o bronce, el cual emitía una luz azulada que se encendía y se apagaba, además, estaba rodeado de un aro dorado con inscripciones parecidas a los jeroglíficos egipcios por lo que nadie pudo traducirlos. John Murphy, empleado de la emisora WHJB, ante una serie de llamadas que recibió en su oficina de personas que habían visto el objeto llameante, decidió ir raudo al lugar del suceso para ver si podía conseguir información de primera mano. Al llegar al lugar donde había impactado el objeto, divisó lo que parecía ser una enorme bellota de casi 3 metros, color bronce y extrañas inscripciones.

Aún así se dio tiempo para tomar algunas fotos del objeto y entrevistar a testigos, pero enseguida la zona se llenó de militares y el lugar quedó completamente acordonado. Si bien el informe oficial señaló que en aquel lugar “no sucedió nada, ni se encontró ningún objeto”, varios testigos presenciaron la llegada de un camión militar, que cargo aquella enorme nave en forma de bellota en su parte trasera, el cual fue tapado rápidamente con numerosas lonas. Otras fuentes apuntan que quizás trato de “un meteorito” o “una sonda rusa”, pero lo que aseguraron una multitud de testigos es que mientras aquel objeto caía a una velocidad trepidante, de repente, empezó a frenar y de golpe cambió bruscamente su trayectoria, como si estuviese siendo controlado, demostrando con ello que no podía ser ninguna de las anteriores. En cuanto a John Murphy, quien con las entrevistas y las fotos que había sacado estaba trabajando en un artículo plagado de información y detalles, fue conminado por los federales a no publicarlo y todo este caso, como tantos otros, quedó en el más completo misterio. Pero, ¿esta nave en forma de bellota o campana no les recuerda a ustedes otro objeto también muy conocido y anterior al de Kecksburg? ¡Exacto!

El proyecto “Die Glocke” o también llamada “La Campana Nazi” (al cual por cierto ya le dedicamos una entrada el 6 de noviembre del 2014). Como sabéis, fue un proyecto ultra secreto del III Reich, que estaba bajo el mando del General de las SS Hans Kammler, un brillante científico que había estado involucrado también en el desarrollo de los temibles misiles V-2, aviones reactores y OVNIS nazis, entre otros alucinantes proyectos. Die Glocke estaba hecha de un metal especialmente pesado, tenía forma de campana y estaba encadenada al suelo. Medía 4 metros de alto, por 3 de diámetro, en su parte frontal llevaba el símbolo nazi, y en su parte baja tenía dos anillos antirrotatorios que dejaban entrever un líquido plateado, similar al mercurio, pero que al girar los anillos, se volvía morado brillante. Se dice también que éste líquido era extremadamente radiactivo y muy peligroso. Tanto la campana nazi como el OVNI de Kecksburg tenían una serie de inscripciones de un lenguaje desconocido y extrañamente la forma de ambos objetos era idéntica. Todo hace pensar que este último era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi. De hecho, la hipótesis más probable de todas es que tanto Hans Kammler como Die Glocke acabaron en las bases secretas del gobierno estadounidense, protegidos con el máximo secreto, dentro de la “Operación Paperclip”. ¿Qué eran estos objetos? ¿En qué lenguaje estaban esas inscripciones? ¿Podría ser el OVNI de Kecksburg un modelo más avanzado de la campana nazi que desapareció junto con su inventor al finalizar la Segunda Guerra Mundial? Muchas incógnitas quedan en el aire, pero visto lo visto estos dos objetos parecen tener relación directa. En el 2003 SCI FI Channel patrocinó un estudio científico del área y el hallazgo más significativo fue una línea de árboles dañados que indicaban que lo que algunos testigos vieron era real, y aún más las muestras de 3 núcleos dataron el daño en 1965, lo que provee evidencia física de que algún objeto volador cayó y choco a través de los árboles y contradice la versión de los militares, quienes aún afirman “que no encontraron nada”.¿Algún día sabremos la verdad?

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario