La Biblia, libro de cabecera de Lucas Silva


En silencio pero ocupando espacio, imponiéndose. Lucas Silva se mueve por Valdebebas igual que en el césped, con decisión y sin aspavientos. Ordenado como su agenda diaria, con tiempo para el deporte, la fe y la formación.

La recuperación definitiva del Madrid tras el desastre del Manzanares ha llegado con la irrupción del brasileño. En dos partidos se ha hecho con el puesto, avanzando en Elche tras arrancar bien contra el Schalke.

Recupera y asiste, mueve con sensatez. "Lucas todavía no tiene costumbre de jugar con nosotros. Aun así, ha mostrado inteligencia y un posicionamiento muy bueno. No hace jugadas de calidad extraordinarias, pero juega simple, preciso y rápido", resumió Carlo Ancelotti, encantado con él.

El brasileño, lejos del estruendo, va aportando la labor de brega indispensable entre tanto jugador ofensivo. Siempre sin perder el gusto por el balón.

ARROPADO POR SU FAMILIA

En el club están sorprendidos con la seriedad de un chico de 22 años que lejos de asustarse ante el gigantismo de su nuevo equipo se ha adaptado a gran velocidad. Sus piernas funcionan con tanta pulcritud como su cabeza, niño bien educado y con preparación para la élite desde que con apenas 18 años comenzó a destacar en su país.

Bien protegido por su familia, Lucas Silva es ya una figura en Brasil, donde acumula patrocinadores y portadas de revistas. En Madrid le acompaña un potente entorno de amistades y colaboradores que le están haciendo más fácil su aterrizaje europeo. Le cuidan y vigilan con rigurosidad.

DIOS EN PRIMER LUGAR EN SU VIDA

Si dedica cuatro horas al día para aprender español y dos al inglés, tras acabar los entrenamientos, en lo que siempre cumple es en el compromiso con su fe. Cristiano evangélico de oración antes de cada sesión de entrenamiento en Valdebebas y agradecimientos finales a Dios, como destaca el último reportaje del diario El Mundo.

"Todo esto que me sucede es gracias a Dios", dijo Lucas Silva en su presentación en el Santiago Bernabéu. Hoy es de momento uno de los titulares.

Pero no sólo en Valdebebas o el Bernabeu, En  las redes sociales es muy activo, y expresa su fe, versículos de la Biblia, y también un compromiso permanente por termas de justicia social y derechos humanos. Lanza continuamente peticiones de donación de sangre para niños necesitados y mensajes de conciencia medioambiental o recogida de alimentos.

También recuerda sus inicios, con fotos de crío, da las gracias a los aficionados del Cruzeiro y abre la ventana de sus días libres, mostrando escenas de barbacoas o ratos de pesca con la familia. (El Mundo, Protestante Digital).

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario