Intenta comerse a su bebé tras dar a luz en China


El hospital chino de Shenzhen fue escenario de uno de los hechos más escabrosos en ese país, cuando un grupo de médicos tuvo que rescatar a un recién nacido de ser comido por su propia madre.

El hecho se registró cuando el bebé tenía tan solo tres días de nacido. Aunque la extraña historia comenzó unos días antes.

Un grupo de médicos de ese hospital encontró a la mujer en labores de parto tirada en una calle de la ciudad, por lo que la ayudaron y la llevaron al hospital de Shenzhen.

Luego de dar a luz, el desarrollo tanto del bebé como el de la madre fue normal. Sin embargo, al tercer día, una enfermera entró a la habitación y vio a la mujer mordiendo insistentemente el brazo izquierdo de su hijo.

La enfermera activó la alarma e intentó separar al bebé de la madre, pero le fue imposible.

Se necesitó un equipo de médicos para detener a la mujer, e incluso tuvieron que inyectarle un sedante muy potente para lograr separarla del recién nacido. Según testigos, la mujer estaba fuera de sí y tenía mucha fuerza.

"Afortunadamente, los doctores lograron meterle algo a la boca para que dejara de morder y después separar su mandíbula. Después de eso, le dieron un sedante y se llevaron al bebé a un lugar seguro", dijo un portavoz del hospital.

"Es muy impactante, el brazo estaba muy dañado. Por suerte los doctores lograron quitárselo de la boca", aseguró conmocionado. El bebé es atendido por los médicos del hospital y sus heridas están cicatrizando. (El Universal).

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario