Esta joven tiene dos años de no producir basura


Lauren Singer es una joven de 23 años que tiene muy claro qué significa conciencia ambiental y desde hace dos años no produce basura, porque decidió cambiar sus hábitos para cuidar al planeta.

Los estudios medioambientales que llevaba en la Universidad de Nueva York la hicieron “abrir los ojos” para darse cuenta que ella generaba gran cantidad de basura.

En el último año de universidad tuve un profesor, Jeffrey Hollender, activista y cofundador de la distribuidora de productos naturales Seventh Generation, que nos insistía mucho en vivir de acuerdo a nuestros propios valores (…) Fue cuando me di cuenta de que lo que yo predicaba era una contradicción si veía mi basurero repleto de plástico”, dijo la joven a la BBC Mundo.

¿Cómo lo logra?

Desde hace dos años, Lauren no utiliza envases plásticos sino de vidrio reutilizables, consume alimentos orgánicos, y utiliza cepillos de dientes de bambú, bolsas de tela y ropa de segunda mano.

Hoy llevo dos años sin generar ningún desecho. Bueno, tengo guardado lo que he producido en los últimos cuatro meses: cuatro pegatinas o adhesivos que traía la fruta orgánica”, afirmó la estadounidense.

En cuanto al papel higiénico, las cáscaras de las frutas y la ropa vieja, Lauren asegura que las lleva a un lugar donde las reciclan.

La basura orgánica, incluido el papel higiénico, la llevo una vez a la semana a un lugar donde la transforman en compost y cuando mis ropas, sábanas o telas están muy gastadas las llevo a un lugar donde las reciclan”, explica.

Ella misma prepara su propio detergente, su loción y su pasta de dientes, que incluso comercializa a través de su compañía The Simply Co.

Me ha costado bastante investigar y perfeccionarlas (…) sólo se necesitan tres ingredientes: bicarbonato de sodio, sosa o carbonato de sodio y jabón de castilla (hecho a base de agua, sosa y aceite de oliva)”.

Por medio de su blog Trash is for tossers esta joven brinda consejos sobre cómo llevar una vida más ecológica y cuenta, por ejemplo, que solía usar tampones ecológicos pero que ahora prefiere una especie de copa de silicón que se dobla, se inserta en la vagina y se retira dos o tres veces al día, para vaciarla y limpiarla.

Supone un esfuerzo, pero es totalmente factible evolucionar hacia una vida sin desechos”, asegura y agrega que “creo que soy una persona más sociable. Se ha creado una comunidad en torno al tema y mucha gente me contacta para pedirme consejo, compartir ideas, proponerme alternativas. Tienes la posibilidad de vivir sin generar basura. Es tu elección”, añadió la joven.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario