Una basílica en el fondo del lago


Fue construida hace unos 1.500 años, y hoy reposa tranquilamente en las profundidades del lago Iznik, en la provincia de Bursa, al noroeste de Turquía. Los restos de una basílica bizantina que ha sido datada aproximadamente en el año 500 de nuestra era fueron identificados recientemente al realizar una serie de fotografías aéreas como parte de un inventario del patrimonio histórico y cultural de la zona.

La estructura, que presenta las tres naves típicas de la planta basilical, se encuentra sumergida a unos 20 metros de la orilla, a algo más de metro y medio de profundidad, y es perfectamente visible en las imágenes obtenidas. Es de suponer que los restos eran conocidos por la población local, pero es ahora cuando se ha llevado a cabo la primera aproximación científica al yacimiento.

Según explica el arqueólogo Mustafa Sahin, de la Universidad Uludag de Bursa, su planta es similar a la de la basílica de Santa Sofía en Iznik. Los responsables de la excavación ya han solicitado a las autoridades que el lugar sea especialmente protegido como yacimiento arqueológico.

Sahin asegura que la presencia de una gran cantidad de piedras diseminadas indica que, probablemente, la estructura se vino abajo como consecuencia de un terremoto: “Sabemos que ocurrió un seísmo importante en el año 740 d.C., y nuestras primeras observaciones apuntan a que la basílica fue destruida entonces”. El templo no fue reconstruido.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario