Sobrevive a numerosos accidentes y le toca la lotería


La historia de Frane empieza en el año 1962, cuando en un viaje en tren de Sarajevo a Dubrovnik se produjo un fallo en las vías y el tren descarriló.

La historia de Frane Selak es impactante. Mucho. Digno protagonista de un futuro guion cinematográfico. Este profesor de música croata ya jubilado es la persona más afortunada del mundo. Su historia comienza el invierno de 1962, cuando en un viaje en tren de Sarajevo a Dubrovnik se produjo un fallo en las vías que le hizo descarrilar y cayó al río.

La mayoría de los pasajeros murieron por el impacto del accidente ahogados en el río, mientras que Frane logró escapar y nadó hasta la orilla con un brazo roto.

Este incidente sería el inicio de una serie de acontecimiento s que se sucedieron en la vida de Frane durante los siguientes 40 años.

Un año después, viajando en un pequeño avión, en pleno vuelo el motor se paró, la cabina perdió presión y el avión comenzó a descender velozmente, por lo que la puerta de la aeronave se desprendió y Frane salió despedido. El accidente se saldó con 29 muertos, mientras que Frane cayó sobre un terreno blando de tierra que le libró de la muerte, sufriendo sólo algunas lesiones.

Las desgracias acababan de empezar para Selak. Dos años después, en un trayecto en autobús, el hielo de la calzada sobre un puente hizo que el vehículo patinase y atravesara la barrera lateral de seguridad de la calzada y cayera a un valle. Cuatro pasajeros murieron en el accidente.

Después de estos tres accidentes en avión, tren y autobús en apenas unos años, Frane optó por empezar a usar su vehículo particular. Sin embargo, su suerte no mejoró y en 1970 su coche se incendió, aunque pudo salir de él antes de que explotase.

Tres años después el depósito de combustible de su nuevo coche falló nuevamente, y causó otro incendio. Esta vez, en cambio, las llamas atravesaron el airbag y Frane sufrió algunas quemaduras, aunque logró sobrevivir.

En el año 1995 fue atropellado por un autobús y justo un año después un camionero despistado hizo que se saliese de la carretera con su coche. El hombre salió del vehículo antes de que éste cayera por un precipicio de 90 metros.

Después de librarse de todos estos accidentes, en el 2003, a los 62 años de edad, ganó el premio gordo de la lotería.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario