El Hombre Lagarto de Scape Ore Swamp


Este es uno de los raros casos de humanoides reptilianos (que verse, se han visto, aunque no sean muchos casos y la mayoría poco fiables) donde, además del testimonio del testigo, tenemos unas huellas difíciles de explicar. Y resulta, como mínimo, dudoso que se tratara de un fraude.

El Hombre Lagarto de Scape Ore Swamp es un críptido que mezcla rasgos de humanoide y reptil, y se cree que habita los pantanos de Carolina del Sur, así como cloacas y pasos subterráneos en las ciudades y pueblos cercanas a las áreas pantanosas.

Se le describe como un bípedo de 2 metros de alto, musculoso y cubierto de escamas; con tres dedos en cada pie y manos. Se cree que posee una gran fuerza, al grado de cortar el metal de un automóvil. Algunos testigos incluso manejan que el monstruo tiene una cola musculosa y larga.

El primer reporte de este ser ocurrió en el año de 1988, cuando Christopher Davis; un adolescente de la localidad, se topó con la criatura mientras regresaba a casa del trabajo, aproximadamente a las 2 de la mañana. De acuerdo a la historia de Davis; se detuvo en un camino que bordeaba el pantano de Scape Ore, para cambiar una llanta ponchada.

Al terminar, dijo haber escuchado un golpe seco tras él; y al voltear para ver qué lo había producido, fue que vio a la criatura corriendo en dirección al auto. La bestia intentó aferrarse al auto y saltó al techo de éste mientras él intentaba escapar, sujetándose con fuerza del metal mientras Davis conducía en zigzag para intentar lanzarlo del vehículo. Tras lograrlo y volver a casa, revisó el automóvil para ver el daño: El espejo del lado del conductor había sido dañado, y el techo del auto estaba lleno de marcas hechas por garras.

De forma más extraña, en los días previos a que Davis narrara su encuentro; el Sheriff del condado Lee fue llamado a la escena para investigar el misterioso daño a un vehículo. Así pues, la mañana del 14 de julio de 1988; el Sheriff y sus ayudantes llegaron a la residencia, que se localizaba en una pequeña comunidad rural llamada Browntown.

Al llegar, los dueños, la familia Wave; les mostraron el vehículo en cuestión: el cromo en las defensas había sido arrancado, las puertas habían sido arañadas y abolladas; el techo del auto había sido desgarrado, la antena doblada, y algunos cables del motor fueron arrancados. Al revisarlo a fondo, parecía que las defensas habían sido mordidas por algún tipo de animal; lo que se confirmó cuando los Waves mostraron como evidencia pequeños mechones de cabello rojizo y pisadas lodosas alrededor del auto.

Fue así que, mientras la investigación transcurría, las autoridades se limitaron a decir que "Hemos descubierto que la gente en el condado de Browntown han visto una criatura extraña de dos metros de alto y ojos rojos. Algunos lo describen como verde, pero al parecer en otros casos es café."

En los meses posteriores al ataque al auto, hubo muchos reportes más sobre encuentros con una gran bestia similar a un reptil; y que se encontraban marcas de mordidas y zarpazos en vehículos estacionados cerca al pantano; todos ellos en un radio de 5 kilómetros en torno a las áreas pantanosas de Bishopville.

Dos semanas luego del incidente de Davis, el departamento de policía local hizo varios moldes de huellas de tres dedos, que medían hasta 36 centímetros de largo; pero decidieron no enviarlas al FBI pues los biólogos locales les indicaron que no eran clasificables. De acuerdo al Departamento de Recursos Marítimos de Carolina del Sur; las huellas no coincidían con las de ningún animal conocido, pero también se descartó la posibilidad de que fuesen sido hechas por un animal mutante.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario