Supuesto avistamiento ovni en Antofagasta



Un supuesto avistamiento de Objetos Voladores no Identificados, se registró este domingo en Antofagasta, específicamente en los cerros del sector Coviefi, zona sur de la capital regional.

Vecinos y sorprendidos internutas, indicaron mediante las redes sociales la presencia de luces en el cielo, situación que ocasionó diferentes impresiones, desde el escepticismo al asombro.

Sin embargo, finalmente se conoció que en realidad se trataba de niños realizando montañismo en los cerros, como quedó demostrado en una fotografia subida a twitter.

Fuente

El encuentro de Imjärvi



Encuentro cercano de tercer tipo, Me sentía enfermo. Me dolían las articulaciones y la espalda. La cabeza empezaba a dolerme y al cabo de un rato vomité. Cuando iba al servicio la orina salía casi negra, como si se derramara café sobre la nieve. Esta situación se prolongó durante un par de meses. Éstos fueron los efectos que padeció uno de los testigos de un increíble encuentro que tuvo lugar en 1970, en los nevados bosques del sur de Finlandia.

En la tarde del 7 de enero de 1970, dos campesinos, Aarno Heinonen y Esko Viljo, salieron a esquiar. Se detuvieron en un pequeño claro a contemplar las pocas estrellas que había en ese frío atardecer. Al poco tiempo oyeron un zumbido y vieron en el cielo una luz brillante que avanzaba hacia ellos. Según se acercaba por encima de las copas de los árboles, vieron que emanaba una humareda y que se arremolinaba a su alrededor una neblina gris rojiza. Dentro de la nube había un objeto circular en forma de platillo volante, metálico, aparentemente, y de unos 274 cm de ancho. Tenía una cúpula y, debajo, tres esferas alrededor del borde, que recuerdan las fotografías de Adamski de casi veinte años antes. De la base del -objeto un tubo disparó de repente un rayo de luz hacia la tierra.

Antes de esto, el objeto había descendido a unos 3 m del suelo, a corta distancia de donde estaban los dos amigos.

Si ya se encontraban sorprendidos, en los minutos siguientes sabrían lo que significa quedarse sin aliento. Como cuenta Heinonen: « Yo estaba de pie, completamente inmóvil. De pronto sentí como si alguien me cogiera de la cintura por detrás y me hiciera retroceder. Creo que di un paso hacia atrás y en ese mismo instante vi a la criatura. Estaba de pie, en medio del haz de luz, con una caja negra entre sus manos. De unas aberturas de la caja surgía una luz amarilla intermitente. La criatura medía unos 90 cm de alto y tenía brazos y piernas muy delgados. Su rostro era pálido como la cera y la nariz parecía un gancho. Las orejas eran pequeñas y pegadas a la cabeza. Vestía una especie de mono de color verde claro. En los pies calzaba botas de color verde oscuro que le llegaban hasta por encima de las rodillas.
También llevaba guantes blancos hasta los codos y apretaba los dedos como garfios sobre la caja negra ».

Viljo describió también a la criatura « luminosa, como fosforescente » y tocada con un casco cónico que parecía de metal.
Para él medía menos de 91 cm.


De pronto Heinonen fue alcanzado por la luz que salía de la caja que sostenían las manos de la criatura. El bosque quedó repentinamente en silencio, una bruma gris rojiza salió del objeto y se vieron revolotear chispas en la nieve. La bruma ocultó a la criatura y envolvió a los testigos. Súbitamente el rayo de luz desapareció absorbido por la nave, llevando aparentemente consigo al ente. En un abrir y cerrar de ojos, también la nave se había ido. Heinonen tenía paralizado el lado derecho y Viljo tuvo que cargarlo casi durante los 3 km de camino a casa.

Fueron examinados posteriormente en la clínica de Heinola y el médico les recetó somníferos y sedantes. Creía que el dolor de las articulaciones y la jaqueca desaparecerían en unos diez días, pero cinco meses después Heinonen seguía sufriéndolos y, aunque la parálisis de la pierna derecha desapareció, no podía mantener el equilibrio correctamente.

También la memoria de Heinone se vio seriamente afectada, hasta tal punto que cada vez que salía tenía que avisar a su familia de adónde pensaba ir para que pudieran buscarlo si no volvía. Viljo también se vio afectado: su cara se hinchó y enrojeció, se había vuelto incoherente y disperso mentalmente.

El doctor Pauli Kajanoja señaló: « Los síntomas descritos son similares a los que se producen exponiéndose a la radioactividad ». Y agregó: « Ambos hombres dicen la verdad, no se trata de una invención. Cuando vinieron a verme, estaban en estado de shock; algo debe de haberles asustado. »

La experiencia fue confirmada por otras dos personas que informaron haber visto ovnis en el cielo en el mismo momento y en la misma zona de Imjärvi en la que se produjo el encuentro.

Pero para Heinonen el asunto no había terminado: entre la fecha del encuentro y agosto de 1972, dio cuenta de otros veintitrés contactos con ovnis. En cierta ocasión informó de haber conocido a una mujer extraterrestre extremadamente bella y a un ser, que recordaba mucho al venusino de Adamski pero más adelantado en la forma de comunicación, que ya no era meramente telepática, como en aquel caso, sino que ahora se expresaba en correcto finés.

Estas últimas afirmaciones tendieron a crear una atmósfera de desconfianza, incluso entre los investigadores más recalcitrantes, pero esto puede deberse a su propia incapacidad para comprender el fenómeno tal cual es.
Entre aquellos que conocían a los testigos, un granjero vecino, Matti Haapanieni, dijo: « Mucha gente de la vecindad se ha reído de esta historia. Pero yo creo que no hay nada de que burlarse. Conozco a Aarno y a Esko desde que eran niños. Ambos son personas tranquilas y razonables, aparte de ser abstemios. Estoy seguro de que su historia es verídica ».

Aproximadamente a la misma hora y en la misma zona de este episodio, hubo muchos otros avistamientos de «luces lejanas en el cielo», lo que añade credibilidad al caso.

Fuente

El Mothman se esta dejando ver por Chile



Un extraño informe ha salido de Chile esta semana detallando los avistamientos de una criatura alada peculiar.

El informe se centra en el testimonio de un joven que fue testigo de un misterioso animal volando entre dos árboles cerca de Parque Bustamante en Santiago de Chile. Fue descrito como medir hasta dos metros de altura con una forma de cuerpo que se parecía a la de una manta raya. Aunque la cuenta del hombre de la observación fue inicialmente recibida con escepticismo, poco después varios otros testigos llegaron a reclamar que ellos también habían visto algo extraño que parecía asemejarse a lo que él había descrito.

Una mujer dijo que ella también había visto a un "flying manta ray" que era muy similar a la humana. Otro testigo, que habló de su encuentro en un correo electrónico, dijo que incluso él había observado el festín entidad en algo. "Mi esposa y yo vi a esta criatura en una de las torres de la iglesia de San Francisco, en Santa Isabel, y estaba comiendo algo similar a un perro", escribió. "Creo que si usted examina esta torre se encuentran sus restos. Desafortunadam ente, no tengo ninguna prueba para darle más allá de informe de mi esposa y la mía." Hay pocos indicios de que estos informes están siendo tomadas en serio por las autoridades, sin embargo las historias de " hombres alados " no son desconocidos en la región.

El periodista Osvaldo Murray escribió sobre cuentas similares en la década de 1980, en su libro titulado "Los Seres de Luz", que significa "Los Seres de Luz".

Fuente

Monstruo marino en El Campello



La noche del pasado sábado día 5, Miguel –un vecino de El Campello, Alicante- paseaba con su perro por la playa de l'Amerador cuando junto a la orilla vio lo que parecía ser un gran trozo de plástico.

Al acercarse descubrieron que se trataba realmente de un extraño animal marino. Miguel, que ha sido pescador, afirma que «en mi vida había visto algo igual. No tenía escamas, sino pelo, era completamente blanco y de enormes dimensiones, y parecía que acababa de morir». El animal, de unos seis metros de longitud,  tenía además lo que parecían ser dos cuernos.

Tras el hallazgo de El Campello, el Institut d'Ecologia Litoral ha investigado los restos hallados. Tras el análisis, informan que podría tratarse del esqueleto de un tiburón peregrino (Cetorhinus maximus), una especie que puede alcanzar los 10 metros de envergadura. Su estado de descomposición era tan avanzado que sólo quedaba la columna vertebral y grasa adherida.



Las mismas fuentes señalaron que lo más difícil «ha sido resolver qué eran esa especie de cuernos, que daban pie a todo tipo de imaginaciones mitológicas. En realidad no eran los cuernos, sino de una especie de esqueleto interno formado por la escápula (similar a nuestra clavícula) y el coracoides, que en estos animales está fusionado, teniendo un aspecto de cuerno, y cuya función es servir de sujeción a los músculos que moverían las enormes aletas pectorales de estos tiburones. Así lo que se ha encontrado corresponde con la columna vertebral -sin el cráneo-, con los restos de la escápula -los cuernos-, cuya orientación es hacia abajo».

Recordamos que, a mediados del pasado mes de agosto, aparecieron unos restos similares en la pedanía almeriense de Villarico.

Fuente

Astronautas captan imágenes de una extraña nube de gas



Astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), divisaron desde el espacio una extraña nube de gas, que algunos vinculan el fenómeno con el lanzamiento de un misil ruso.

El astronauta de la EEI, Luca Parmitano, escribió en su cuenta de la red social Twitter (@astro_luca): “Un lanzamiento de misiles vista desde el espacio: ¡una sorpresa inesperada!”, agregó que “una inmensa nube se formó fuera de la atmósfera después de la desintegración”.

Por otra parte, el astronauta de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), Mike Hopkins, también escribió en la misma red social social Twitter, a través de su cuenta @AstroIllini que “Vi algo lanzado al espacio hoy (jueves). No estoy seguro de lo que era, pero la nube se quedó atrás era bastante increíble”.

Hopkins confirmó la información de Parmitano escribiendo: “Resulta que el lanzamiento que vimos hace unos días era una prueba de misiles. Mi compañero de tripulación @astro_luca tomó esta foto antes que la mía”.

La publicación de las fotos en Twitter desató controversia entre los internautas, especialmente entre aficionados al espacio. Varios de ellos coincidieron en que la estela no podía provenir del lanzamiento de un cohete estadounidense debido al cierre parcial del Gobierno, que ha afectado directamente a la Nasa.

Es así como el bloguero Ian O'Neill de Discovery.com comparó los datos de los astronautas con la información suministrada por el blog Russian Forces, que documenta todas las actividades de los programas espaciales rusos, y concluyó que las fotos correspondían al rastro del misil balístico ruso Tópol, lanzado este jueves 10 de octubre.

El lanzamiento se realizó desde el polígono de lanzamiento Kapustin Yar, en la provincia rusa de Astracán (sur), "en el marco de los ensayos del nuevo equipamiento de combate", según un comunicado divulgado por el Ministerio de Defensa de Rusia.

La ojiva alcanzó con éxito la meta localizada en un polígono en Kazajistán. “Todos los objetivos de la prueba han sido cumplidos”, reseñó el comunicado.

Fuente