El Doctor Fausto y su pacto con el Diablo



"La trágica historia del doctor Fausto" de Marlowe y "Fausto" el poema épico de Goethe, están basados en el relato medieval de un hombre cuya búsqueda espiritual le condujo a vender su cuerpo y alma al Diablo.

Johann Georg Faust fue un itinerante alquimista alemán, astrólogo y mago de la época del Renacimiento.  Su vida se convirtió en el centro de la clásica leyenda alemana del Doctor Fausto a finales del siglo XVI. La historia cuenta como el doctor vende su alma al Diablo para obtener sabiduría y gozar de una vida eterna.

Destacado filósofo y estudiante de teología, Johann Georg Faust, deseoso de descubrir las repuestas a los grandes misterios de la vida y ansioso por atribuirse todos los méritos, se convirtió en alquimista. Pero sus investigaciones prohibidas y prácticas brujeriles no le dieron las respuestas que buscaba.

Desesperado, el codicioso y arrogante doctor Fausto invocó a las fuerzas del mal. Un perro negro apareció misteriosamente en el estudio del erudito.
El animal se metamorfoseó en una extraña figura que se decía llamar Mefistófeles, un criado del Diablo.

Cuenta la leyenda que el doctor obtuvo el poder y la sabiduría de Mefistófeles a cambio de vender su cuerpo y alma. Ambos sellaron un pacto con un contrato que Fausto firmó con su propia sangre.

Pronto aprendió todo lo que deseaba saber, pero con el tiempo el doctor se arrepintió de lo que había hecho. La tradición popular dice que fue asesinado por el espíritu maligno en Staufen de Brisgovia.

« El mismo día de su muerte, el doctor Johann Georg Faust, reveló a sus alumnos de la Universidad de Wittenberg: "Años antes vendí mi cuerpo y alma a Satanás y ya se acerca la hora en la que el contrato expirará..." 

Aquella noche los estudiantes de Wittenberg dejaron a solas a su profesor en el vestíbulo y se retiraron a sus habitaciones. Ninguno de los chicos fue capaz de conciliar el sueño y permanecieron muy despiertos en sus camas.

De repente se empezaron a escuchar unos ruidos, una puerta abrirse violentamente y los gritos ahogados de su maestro que repetía: "¡Asesinato!, ¡asesinato!" Inmediatamente después se hizo un gran silencio. 

A la mañana siguiente los estudiantes encontraron el cerebro y la sagre del doctor esparcida por todo el suelo del vestíbulo y en el patio, sobre una pila de excrementos de caballo, el resto de los miembros mutilados del cuerpo del profesor. »

En la mayoria de las crónicas y libros populares de la época se representa a Johann Georg Faust como un nigromante y aliado del demonio. El mismo se declaraba "cuñado del demonio", le gustaba el vino y siempre tenia a alguien escuchándole y recibiendo consejos suyos. Se decía que tenía por amante a una mujer inquietante, una tal Elena, bella y distante de la gente, de la que se contaba que habia vuelto del Más Allá para hacer compañia a Fausto.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario