La misteriosa aparición del metro londinense



La instantánea presentada más arriba podría de mostrarse la realidad de la vida tras la muerte. La fotografía fue sacada por Karen Collett en la línea Bakerloo, una de las varias líneas de metro en Londres, en la década de 1980. Ella quería secada una foto de su familia en el tren. Se dio cuenta de una extraña figura de un hombre. Se trata de una silla eléctrica. También puedes ver las chispas azules de sus manos. Una figura de cera de Bruno Hauptmann en la silla eléctrica, que fue acusado del secuestro y asesinato del hijo de Lindbergh, está en exhibición en el museo de cera Madame Tussauds.

La estatua es la misma que la foto de Karen, aparte de que no hay chispas azules. Los escépticos argumentan que debería haber un cartel de este hombre en el túnel del metro. Sin embargo, los funcionarios del museo han negado la existencia de este cartel.

0 comentarios:

Publicar un comentario